CD UMA Antequera FC Barcelona B Lassa 049

El Elche CF, necesitado de puntos al encontrarse en la parte baja de la clasificación, visita este viernes a un conjunto antequerano con ganas de resarcirse en su fortín del mal resultado en Rivas

La derrota se contempla en el CD UMA Antequera como un aprendizaje necesario para mirar a los siguientes compromisos con más optimismo. Un marcador negativo, 6-3 en Rivas, permite trabajar durante la previa del partido con el Elche CF en la corrección de fallos que no pueden repetirse. En la pizarra de Manuel Luiggi Carrasco “Moli” aparecen marcadas las pautas que sus jugadores deben aprender y tener muy presentes cada vez que pisen una de las canchas del campeonato. El altísimo nivel en la parte alta de la clasificación en Segunda División exige no perder de vista la victoria. Este viernes, a las 20.45 horas, el fortín del Pabellón Fernando Argüelles vuelve a acoger a sus guerreros universitarios para infringirles el impulso necesario en la puesta en práctica del juego efectivo que les caracteriza.

¿Por qué no encontrar un nuevo punto de inflexión frente al plantel ilicitano? El paso, en la primera vuelta, por el Pabellón Esperanza Lag impulsó a la escuadra verde a encadenar una gran racha de marcadores que la colocaron entre los principales clubes de la categoría. Un 0-4, con goles de Dani Aguilera, Miguel Conde (2) y Conejo, terminó con un inicio dubitativo de curso. Unos meses después, los franjiverdes se presentan en la Ciudad de Los Dólmenes justo después de un tropiezo liguero local. Este duelo se antoja clave en la búsqueda de asentar una posición en la zona con derecho a disputar el ascenso. El rival de esta semana cuenta con Carlos Sánchez en el banquillo, dirigió al Peñíscola en Primera División en la campaña de los malagueños en la élite nacional, y se reforzó con Raúl Cantó en el mercado invernal de fichajes. Su objetivo no es otro que la salvación al encontrarse un punto por encima del descenso.

Moli espera comprobar en la cancha que su plantilla posee la capacidad de hacer la autocrítica necesaria y levantarse rápido de un revés. El calendario coloca cada semana una prueba, por lo que no queda tiempo ni para celebraciones ni para lamentos. “El partido tiene muchas lecturas, dentro del mismo, hubo muchas partes a analizar. En los diez primeros minutos salimos sin actitud ni concentración, nos cogieron la espalda y cometimos errores que normalmente no se producen y nos costó cuatro goles. Todos han hecho un examen de conciencia haciendo hincapié ellos mismos en los fallos que tuvieron, no se encontraron bien y espero que sea el único de esos encuentros malos que salen en una temporada. Podemos perder, de hecho lo hemos hecho, pero no regalando los primeros minutos. El otro equipo fue merecedor del triunfo y nosotros colaboramos bastante”, remarca.

De aquí a final de la fase regular, todos los envites aumentan su dificultad al pugnar por el triunfo con un aspirante a entrar en la lucha por el play-off o un candidato a evitar la quema de las tres plazas más bajas de la tabla. “Uno ve el vídeo del partido e intenta explicar al jugador de forma analítica los fallos cometidos y en qué situaciones. La mayoría de los errores son tácticos e individuales. Creo que han tomado nota de todo lo que hemos hablado. No obstante, el hecho de no meternos en el partido, ni estar concentrados o pensar en otras cosas afecta mucho y, normalmente, no nos está pasando. Tampoco vamos a alarmarnos. Perdimos ante un gran rival que es Rivas, un equipo fuerte, con buenos jugadores y se está jugando el play-off”, comenta el entrenador malagueño.

Este viernes 9 de febrero, a las 20.45 horas, el público del Argüelles se encarga de transformar su apoyo desde las gradas en un aviso serio de salir con la máxima concentración desde el primer minuto. Un arranque bueno en el vigésimo compromiso seguro que marca la diferencia en un duelo contra un adversario con necesidad de puntos. “Elche, por nombre y calidad de jugadores y entrenador, no debería estar donde está. A este equipo en el momento que se le deje jugar, tiene mucha respuesta, puede hacer el partido complicado. Hay que salir con mucho respeto, pero sin temor ninguno y a poner en liza lo que estamos haciendo, pelear cada balón, ser solidarios entre nosotros y no mirar la clasificación para no llevarnos a engaño”, destaca Moli.